¿Quién Inventó las Tablas de Multiplicar?

Las tablas de multiplicar las inventó Pitágoras
ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Las tablas de multiplicar las inventó Pitágoras de Samos (580 a.C. – 495 a.C.), filósofo de la Antigua Grecia considerado también como el primer matemático puro. 

Aunque es más conocido por su famoso teorema de Pitágoras, al “padre de los números” se le atribuye también el desarrollo de una tabla elemental que mejoraba al sistema sexagesimal empleado en Babilonia o el método de multiplicación por duplicación usado en el Antiguo Egipto.

En muchos países, como Italia, Francia o ciertos puntos de Rusia, la tabla de multiplicar es denominada tabla de Pitágoras.

Antecedentes al origen del invento de la tabla de multiplicar

Posiblemente los antiguos babilonios fueron los pioneros en desarrollar una operación de composición de sumas, hace ya más de 4000 años. La diferencia con las tablas de multiplicar modernas es que estas se hacían en base a 60 y no de manera decimal.

Los babilonios utilizaban tablas de arcillas, las cuales alguna de ellas han sobrevivido a lo largo del tiempo.

A su vez, en la Antigua China, pioneros en las tablas de multiplicar en base diez, utilizaban tiras de bambú, siendo muy reconocidas las de Tsinghua.

En ambas civilizaciones, era usual ver a comerciantes, arquitectos o ingenieros portar estas tabletas con el fin de acelerar los posibles cálculos a los que se enfrentarían cada día en su vida laboral.

Precisamente, la necesidad de ser el mejor en su sector derivó en que muchos individuos se memorizasen las tablas de multiplicación, convirtiéndose en ello en una ventaja respecto al que tenía que recurrir a su arcilla o tira.

Esta técnica se sigue llevando hoy en día, ya que el aprendizaje de las tablas de multiplicar en la enseñanza primera se basa en la memorización.

Tabla de Pitágoras

La siguiente revolución llegó por fin con el citado Pitágoras de Samos. Este genio consiguió desarrollar una tabla elemental que posteriormente pudo ser mejorada por sus discípulos de la escuela pitagórica.

Posteriormente se desarrollaron diversas variantes de las tablas de multiplicar, destacando la de Crele, matemático que creó una basada en la multiplicación de tres cifras (000 y 999).

Reseñar también la tabla de multiplicar que confeccionó el matemático y físico John Leslie que llegaba hasta el 99×99. Sin embargo, el científico de origen escocés recomendaba a sus alumnos memorizarse la tabla hasta 25×25.

Todos estos métodos de multiplicación quedaron relegados cuando en 1642 aparece la primera calculadora automática del científico Blaise Pascal. Ya no tenía sentido cargar con tablas tan extensas, cuando esta novedosa herramienta las hacía obsoletas.

Fuentes

  • David E. Smith (1958), Historia de las Matemáticas, Volumen I: Estudio General de la Historia de la Matemática Elemental. Nueva York: Publicaciones de Dover (una reimpresión de la publicación de 1951.
  • Multiplication table. Extraído de Wikipedia.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *