¿Cómo se clasifican los Diagramas de Flujos?

Un ejemplo de la clasificacion de clasificacion diagramas de flujos
ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Los diagramas de flujo se pueden clasificar según su tipo. Estos tipos son según su presentación, su formato o su propósito. Son conocidos también como flujogramas o flowchart, por su terminología anglosajona.

Los diagramas de flujo son representaciones gráficas de algún proceso, algoritmo o flujo de trabajo (workflow). Suelen componerse de elementos como cajas o flechas conectadas que intentan mostrar un orden al problema expuesto, así como ideas interrelacionadas.

Se utilizan para diseñar, analizar, documentar o administrar un programa o proceso, siendo muy utilizados en campos muy distintos como la programación, la psicología cognitiva o la economía y los mercados financieros. Esto deriva en que el abanico de diagramas de flujos sea amplio y se necesite un dividir por tipos y clasificaciones.

Clasificación de los diagramas de flujos

Los diferentes tipos de flujos se pueden dividir según en tres apartados: según su presentación, según su formato o según su propósito.

Según su presentación

Este apartado puede dividirse a su vez en presentación de bloque o presentación de detalle.

– De bloque: se intenta plasmar términos de manera más general con el fin de poder resaltar diferentes aspectos del problema.

– De detalle: se intenta plasmar con más detalle las actividades del diagrama.

Según su formato

Esta es la clasificación más usada para explicar los diagramas de flujos. Se subdivide en formato vertical, formato horizontal, formato  panorámico y formato arquitectónico.

– Formato vertical: el flujo del diagrama y la secuencias de las operaciones se leen de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha (si procede).

– Formato horizontal: el flujo del diagrama y las secuencias se leen de izquierda a derecha en forma descendente.

– Formato panorámico: el flujo del diagrama y las secuencias están representado de manera completa en una sola carta. Está pensado para personas poco familiarizadas con estos conceptos, ya que de un vistazo se puede comprender el fin de las operaciones.  También es conocido también como formato tabular o de columna.

– Formato arquitectónico: plasma el movimiento o ruta de una persona o elemento sobre un plano arquitectónico, así como la secuencia de las operaciones que se llevarán a cabo en el espacio representado.

Según su propósito

Se subdivide en propósito de forma, de método, de labores, analítico, de espacio, de ilustraciones y texto o combinados. Son las representaciones menos habituales.

– De forma: adecuado para documentos de poca descripción de operaciones.

– De método: en este caso se plasma las secuencias de las operaciones, el encargado de llevarlas a cabo y el método que debe llevar a cabo para realizarla.

– De labores: el flujo del diagrama y las secuencias se ven representadas a través de quién o qué y donde se realizan.

– Analítico: plasma la operación, quien la hace, cómo la hace y para qué sirve.

– De espacio: su finalidad principal es representar el espacio donde se va a llevar a cabo la operación y el desplazamiento de la persona encargada.

– De ilustración y texto: la operación es ilustrada por textos y dibujos para entender mejor la operación.

– Combinados: se utilizan varios flujogramas para representar la secuencia de la operación.

Otros

Existen varias sugerencias para clasificar los tipos de diagrama de flujos. Una de las más conocidas es la que propuso Alan B. Sterneckert (2003), la cual se basaba en el individuo como usuario (empleados, analistas de sistemas, gerentes, etc.). Las dividía en: Document flowcharts, Data flowcharts, System flowcharts, Program flowchart.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *